Un taller en Malinalco donde la magia cobra vida

No te olvides de seguirnos en nuestras redes sociales y mantenerte al tanto de todo lo nuevo que tenemos para ti 


Por: Maliemociones

Autor: Adolfo Nava y Soraya Flores

 

Hoy quiero narrarte una historia como pocas, una historia que inicia desde la inspiración infantil y a evolucionado hasta convertirse en esa persona que narra con pasión, lo que sus manos pueden crear, lo que su mente imagina y se convierte en realidad gracias a ese don que a pulido con el paso de los años. 

Su nombre es René Martín y nació el 12 de noviembre de 1963 en San José Los amates en Tonatico, Estado de México, un pueblo donde la diversión a su corta edad estaba marcada por las labores del campo y donde disfruto del barro, el cual fue el primer material que ocupo para darle vida a sus propios juguetes, disfrutando de moldear con sus manos toda forma que venia a su mente para poder divertirse con ellas una vez listas. 

 

Un grato recuerdo que hasta la fecha tiene, es con los camotes que su mamá doña María Lopéz ocupaba para darles de comer una vez al año en la temporada de día de muertos, siempre acompañado de un buen baso de leche, ya que con los trozos sobrantes de ellos, René comenzaba a esculpir seres míticos que se le venían a la mente. 

 

Una infancia en el campo, en definitiva fue un punto muy importante dentro de su vida, el contacto con la naturaleza le permitió observar a muchos animales silvestres, sin embargo uno de ellos lo cautivo tanto que con el paso del tiempo se ha convertido en su sello como artista, hablamos de las lagartijas, un reptil que predomina en muchos lados y que ha sido inspiración de muchas obras creadas por René hoy en día. 

Como muchas familias de la zona sur del Estado de México, René perteneció a una familia numerosa, situación que en ese momento los obliga a cambiar de residencia y establecerse en Chalma, un lugar donde deja por algunos años su parte creativa para dar pie al apoyo económico de la familia. Aquí sus papas se dedicaron a la elaboración de la tradicional palanqueta y la venta de dulces típicos, mientras que él realizo varias actividades como ir a vender chicles al río o lavar los autobuses que llegaban a visitar el Santuario de Nuestro Señor de Chalma. 

 

Con el paso del tiempo se establece en la cabecera municipal de Malinalco, se casa y forma una familia conformada por tres hijos y crece de manera profesional con una maestría en docencia,  la cual ejerce por 33 años y con la cual la inspiración regresa a su vida, ya que al estar rodeado de ese ambiente de provincia, el contacto con la naturaleza le permite incursionar en la talla en madera creando instrumentos musicales de origen prehispánico. 

UN TALLER DONDE LA MAGIA COBRA CONCIENCIA EN EL ESPECTADOR 

 


 Después de esa increíble historia de vida del maestro René, tengo que contarte que una de las cosas que no puedes dejar de lado al visitar Malinalco, es pasar a su taller - galería y es que en verdad, es un lugar donde la historia que te acabo de contar cobra vida con su obra. 

 

De entrada cuando llegas el recibimiento es completamente familiar, te permiten entrar al taller donde el maestro René te cuenta un poco de su vida y te muestra algunos proyectos en los cuales esta trabajando; después de ello, la experiencia comienza con un poco de historia de Malinalco para que logres comprender el significado y el porque del rescate de algunos instrumentos musicales prehispánicos que el realiza, pero, si pensabas que solo es narrativo el asunto, déjame decirte que te equivocas, ya que comienza lo bueno cuando te permiten tocar las piezas y mejor aun cuando te dirigen para que se forme una orquesta de participantes con dichos instrumentos; créeme cuando te digo que el escuchar la música que se genera en ese lugar te mueve, te hace pensar en como seria la vida de nuestros habitantes en épocas prehispánica. 

Las dos experiencias que te ofrecen en la galería se resumen en ver, participar y disfrutar o bien ver, aprender y tallar tu mismo con la guía del maestro Rene tu recuerdo, esta opción dos como es de pensarse te lleva un tiempo mucho mayor que la primera, sin embargo la satisfacción de saber el esfuerzo que se le dedica a la obra es monumental, te hace valorar el trabajo de todos los artesanos de talla en madera que hay en Malinalco.

 

Las manos del maestro René hoy en día lo han hecho acreedor a diferentes premios, uno de los más recientes fue en el 2019, donde obtuvo el segundo lugar en la categoría de instrumentos musicales del Gran Premio Nacional de Arte Popular en México.

 

Para finalizar este articulo puedo mencionarte que con el maestro René en Malinalco, nace una corriente que el denomina "Realismo Mágico Malinalquense" donde encontramos vivencias, energías, texturas, colores y experiencias pero sobre todo encontramos ese sentimiento denominado amor, el cual se plasma por parte del artista en su obra para ser contemplada por los demás y con la cual se transmite el mensaje que el plasma sin importar lenguaje o fronteras al ser escrito por el corazón y dejando huella en cada persona o participante que puede contemplarlas. 

 

No olvides seguir a nuestro René en su facebook: Galería René Martín 

Escribir comentario

Comentarios: 0